Buscador


MOVILIDAD

18/01/2022

5 signos manuales de un ciclista que todos debemos saber

Señalizar nuestros movimientos mientras vamos pedaleando en la bicicleta es esencial para poder conducirla de forma segura. Si usamos el lenguaje corporal y las señales manuales que os contamos a continuación, podremos evitar muchos accidentes y avisar a los demás conductores de nuestras intenciones.

Conducir en bicicleta implica formar parte del tráfico vial con toda la responsabilidad que conlleva. Según un estudio de la DGT, un 73% de los accidentes en bicicleta en España implica la presencia de otro coche. La buena noticia es que con estas señales es simple comunicar a los otros vehículos, bicis y patinetes si vamos a parar o a cambiar de dirección. Te explicamos son las señales manuales más importantes.

Cambiar de dirección a la derecha

Los cambios de dirección en la bicicleta se pueden indicar con los brazos. Girar a la derecha se indica de dos formas. La primera, doblando el brazo izquierdo hacia arriba, por la parte del codo en forma de L y la palma de la mano hacia el frente. Y la segunda forma se trata de extender el brazo derecho en perpendicular a nuestro cuerpo o tronco.

Cambiar de dirección a la izquierda

La señal manual de giro hacia la izquierda también se puede indicar de dos formas. La primera, doblando el brazo derecho hacia arriba, por la parte del codo en forma de L y la palma de la mano hacia el frente. Y la segunda forma se trata de extender el brazo izquierdo en perpendicular a nuestro cuerpo o tronco. Todos los cambios de dirección se tienen que indicar antes de doblar una esquina o cambiarse de carril.

¿Cómo indica un ciclista que va a parar?

Cuando vayamos a frenar, tenemos que indicarlo para que los demás conductores lo sepan. El gesto es muy sencillo: extendemos el brazo izquierdo y con la palma de la mano hacemos movimientos rápidos cortos hacia arriba y hacia abajo. También hay otra forma, que consiste en poner el brazo izquierdo con el codo a un ángulo de 90 grados hacia abajo. Es decir, la palma de la mano debe apuntar hacia el conductor que esté detrás. Sería una forma de L invertida, al contrario que pasa con los cambios de dirección, donde la forma de L es normal.

¿Y reducir la velocidad?

En el caso de reducir la velocidad, podemos usar los mismos signos que para parar. Una posibilidad es extender el brazo izquierdo por completo y hacer movimientos rápidos cortos hacia arriba y hacia abajo con la palma de la mano. O también podemos colocar el brazo en un ángulo de 90 grados con la palma de la mano hacia atrás.

Ayudar a otros vehículos a adelantar

Cuando vamos en bici por la carretera es posible que el vehículo que venga por detrás no tenga mucha visibilidad. Para evitar que dude sobre si adelantar a la bici o no, podemos ayudar con este signo. Primero, tenemos que acercarnos lo máximo posible al arcén, y si no viene nadie de cara, extendemos el brazo izquierdo moviéndolo hacia delante y hacia atrás para darle paso. Este gesto evitará que se forme una cola enorme detrás de nuestra bici.

Con estas señales manuales tan simples conseguiremos evitar accidentes y montar en bicicleta de forma más segura. Aunque también existen otros métodos que no son manuales para protegernos. Podemos llevar chalecos reflectantes o incluso cascos con luces intermitentes.

Accesorios con intermitentes

Estos accesorios son perfectos para conducir por la ciudad. Son muy útiles para que los demás nos vean y podamos indicar nuestras intenciones en la carretera. Un ejemplo es este casco inteligente con luces led intermitentes. Lo mejor es que se puede controlar con un mando a distancia por Bluetooth. Es tan fácil como colocarse el casco y encenderlo, apretar las flechas del mando para indicar giro a la izquierda o a la derecha, apagar o encender las luces.

Lo cierto es que cada vez hay más facilidades para ir en bici o patinete por la calle, pero no debemos olvidarnos de las señales manuales, tan importantes para prevenir accidentes en las vías urbanas.

< VOLVER