Buscador


INSPIRACION

31/05/2022

Por qué se rompen los radios de las bicis

Las llantas de una bici pueden sufrir si se rompen algunos radios. Por suerte, aunque se rompa algún radio de tu bici, puedes continuar tu ruta y quizá te da tiempo de llegar a casa, aunque no recomendamos que sigas durante mucho tiempo porque el equilibrio de las ruedas ya está roto y puedes tener alguna caída o se puede romper la rueda entera.

¿Cómo funcionan los radios de la bicicleta?

Los radios de las ruedas son una parte esencial de la bicicleta, aunque no solemos darle la importancia que se merecen. Los radios de la bici ayudan a soportar el peso del ciclista y también hacen que no se deformen las llantas ni las ruedas. Gracias a los radios, las ruedas de radios son igual de resistentes que las ruedas sólidas (pero pesan mucho menos, lo que es genial para que una bici sea supereficiente y sea fácil pedalear).

Lo más curioso de los radios de las bicicletas es que, aunque no lo parezca, se comprimen y se tensan mientras pedaleamos para transmitir la fuerza que hacemos a las ruedas. Y si no están bien ajustados, podemos tener alguna sorpresa que no esperamos.

Principales causas de la rotura de radios de la bici

Cuando se rompen los radios de una bicicleta, normalmente no se debe a un solo factor. Hay muchas causas que pueden generar la rotura de radios como el peso que soporta la bici, la tensión, el diámetro de las ruedas, el terreno por el que va la bici, si está deteriorada, golpes o caídas, etc.

Peso excesivo

Cada modelo de bicicleta soporta una carga máxima. Si la superamos, se puede sobrecargar la resistencia de la bici y de los radios de las ruedas, e incluso se pueden romper. Algunas bicicletas tienen una carga máxima de peso de 90 kg, 100 kg o hasta 120 kg. Hay que tener en cuenta que no deberíamos llevar más peso del que indican los fabricantes. Los radios se ayudan entre sí para evitar que los que están en contacto con el suelo tengan demasiada presión y se puedan romper. Por eso, es importante que estén bien colocados, para distribuir el peso y la presión cada vez que pedaleamos.

Tensión inadecuada

Al fabricar las ruedas de una bici, los radios se aprietan con una alta tensión, preparada para que la parte inferior del a rueda no se doble. ¿Y qué pasa si la tensión no es la correcta? Tanto si falta tensión en los radios como si es excesiva, se pueden romper. Además, todos los radios de la bici deben tener la misma tensión para evitar que sufran más fuerza de la que deben y para la que se han diseñado o se romperán. Lo recomendable es que los radios tengan la tensión que necesitan, ni más, ni menos. Esto se mide con un tensiómetro, no debe hacer se a ojo porque no aplicaremos la tensión de forma precisa.

Fatiga del material de los radios de la bici

Normalmente, la fatiga del radio se produce cuando se degrada el material (en este caso, suele ser aluminio). Como las ruedas hacen rotaciones muchas veces, cualquier pequeño defecto, aunque sea poco profundo, puede fatigar el material de los radios. Con la fatiga no se rompen los radios de repente, pero si pasa durante mucho tiempo, se acabará produciendo una grieta y entonces sí se romperán los radios. Para que esto no ocurra, hay que tener en cuenta los tiempos de garantía que indican los fabricantes, aunque en la vida diaria, la fatiga de un material también depende de si sufren cargas excesivas de peso, el uso que se les da, etc. Además, si la bicicleta tiene, por ejemplo, diez años, es recomendable cambiar algunos de los componentes más críticos.

Ahora que ya sabes cuáles son algunas causas por las que se pueden romper los radios de las bicis, ponte manos a la obra y revisa tu bicicleta para que todo esté correcto, sobre todo si se trata de una bicicleta eléctrica.

< VOLVER

Entradas relacionadas